Amigos

Irene

Hola, soy Irene y tengo 12 años, de pequeña estuve muy enferma. Tengo un problema en el cromosoma 13q que me hace tener otras enfermedades, la peor fue un retinoblastoma que es un cáncer de retina... Suerte que era pequeña y no me acuerdo de nada.
Antes me sentia muy mal en el otro colegio porque no tenia muchos amigos y ahora me siento muy bien porque en este nuevo colegio todos somos iguales y especiales. Le doy las gracias a toda mi familia que siempre me han ayudado, y a mi mejor amigo Jordi, que me ha ayudado también mucho.
Ahora tengo muchos amigos y amigas, y espero que me ayuden con todas las dificultades que tengo. Espero y deseo ser una persona totalmente independiente.

Chelo

Hola, yo soy Chelo, una de las muchas madres que tienen una hijo/a especial. Irene es mi hija, tiene 12 años y tiene una enfermedad cromosomática: retinoblastoma asociada al cromosoma 13q.
Esta enfermadad la hace de tener muchas dificultades, pero sobretodo nos hace sentirnos impotentes a que haya un rechazo de la sociedad, a que hayan personas que no sepan valorarte, o miren el exterior y no el interior.
Ahora gracias al colegio donde va Irene, he conocido a otras madres y a sus hijos. Nosotras nos hemos hecho amigas y nos entendemos porque a veces pensaba que yo era de otro planeta. Sus hijos se han hecho amigos de Irene, se siente feliz, hacia tiempo que no la veía así... Porque como dice Alejandro, todos somos especiales, hemos nacido capaces, el truco es descubrir para que somos capaces.

Alejandro

Rosa, de la que tengo tanto que decir y mucho por agradecer... me ha permitido publicar esta historia, pero esta historia no es su historia, es la de su hijo, Alejandro. Un chico maravilloso que ha llegado muy lejos, que un día se armó de valentía, y se enfrentó a lo que tanta pena le daba, dejar el instituto para ir a otra escuela, una en la que no hay tantos alumnos por aula, en la que todos tenemos alguna dificultad pero que no parece que nos lo tengan en cuenta, una en la que hacemos amigos de verdad, de los que nos llaman y nos dicen de vernos fuera del cole, de los que juegan con nosotros en el patio, de los que nos enfadamos para reconciliarnos con un gran abrazo, vamos! de los que tienen los de los otros coles!

Rosa, madre de Alejandro, llorosa y orgullosa me contó esta historia, en la que Alejandro, apenado se despedía de quien le había acompañado en los últimos años, con estas palabras que escribió y leyó en la fiesta de fin de curso y que os dejo aquí: